cuentos
 

literatosolitario
cuentos
cartas
cartas de amor
cartas y consejos familiares
POESIAS
relatos
relatos 2
teatro
Mis enlaces favoritos
Album de fotos
poemas
CARTAS CONCIENTES
cuentos
 
Imagen
NOCHE DE MELANCOILA
estaba en el bar, era de noche; la gente a mi alrededor cantaba alegremente, reía estrepitosamente, había en el ambiente humo de cigarro y música.

sentada junto a mi se encontraba una mujer que distinguí allí, su nombre Alicia, una trabajadora del lugar, una prostituta del bar las "delicias".

tomábamos, hablábamos, yo estaba presente en cuerpo, en carne, presencia física sin mente ni alma, y aun peor, sin corazón, ya que se encontraba muy, pero muy lejos de aquel sitio; el lugar, una vieja casona no distante de un pueblo cuyo nombre olvide; me embriagaba la tristeza el solo pensaren este sitio y aun mas que aquellos lugares a alguien muy, pero muy especial, una mujer, su nombre janeth..

fue ella mi gran amor, no el ultimo ni el primero sino el único, el grandioso amor que tube y se fue, que abracé una noche y a la otra ya había marchado, que me dejo cuando yo mas la adoraba; y fue una noche, mas no como esta, una noche de bar, fue en una noche fría, una noche de lluvia, una noche tan romántica como ninguna otra me ha llegado a pasar.

en la chimenea el fuego ardía, nos alumbraba con su candor, las velas encendidas para una cena de enamorados daban su encanto para la ocasión, el vino en las copas listo para desatar las ihnibiciones y darle a los enamorados la escusa para el amor, música suave que en murmullo le cantaba al corazón y ella y yo sentados en un sillón.

la bese, la bese esa noche como a ninguna mas he besado, como a ninguna mas besare; y esa noche como en la que mas de una se me entrego en cuerpo y alma, y así exploraba su frágil cuerpo, su delicado, beatísimo, anonadador cuerpo, acariciaba sus cabellos y a la hora del sexo cabalgaba sobre mi como amazona en su caballo sin mas riendas que el amor y sin mas meta que la pasión y fue así, en esa noche de piel con piel que nos rendimos hasta el amanecer.

desperté, fue el despertar mas amargo de mi vida, al principio no supe lo que pasaba,mas al no verla cerca y al momento de llamarla no me respondía me levante y solo una nota junto a una vela derretida alle:

"amor mio:

me despido con el mas dulce de los besos que he depositado en tu boca; te llevare por siempre en mi corazon... mas no te voy ha esplicar las razones del porque me alejo, mas lo hago por el bien de los dos. no me olvides, yo nunca lo hare.

siempre tuya
janeth.
t.q.m."

el no saber exactamente porque se fue de esa manera, que circunstancias le impidieron que me contara sus motivos para marcharse asi, no se si es lo que mas me duele; o sera que ese "no me olvides, yo nunca lo hare" es la herida mas profunda que en el corazon pueda tenerdesde ese tragico dia, ya que al no comprender de que si me amaba porque se tenia que alejar, porque tenia que dejarme.

la busque por mucho, mucho tiempo y no hubo alguien que me diera una pista de su paradero o del camino que habia seguido; hasta que hoy en este bar, ya sin esperanza alguna de volver a verle y de que mi corazon busque un nuevo amor he decidido matarme porque sin ella no se vivir.

antes de cometer tales pensamiento, tomare hasta embriagarme y me ire con alicia para hacerle el amor como una vez se lo hise a ella, mas lo hare pensando que es ella.

pasada la media noche nos dirigimos a una residencia cercana al sitio; en la habitacion se encontraba desnuda con un cuerpo nada despreciable pero yo seguia con mis pensamientos y de un momento a otro me parecio ver en ella a janeth..,

y paso la noche.

alicia se encontraba desnuda en la cama, yo por mi parte me sente en una silla que estaba junto a la ventana viendo por ultima vez como el sol se levantaba en un nuevo dia para todos, exepto para mi; en mis manos sostenia una copa con cianuroy mientras me tomaba su contenido vi por vez ultima esta ciudad y empeze a mencionar su nombre una y otra vez... janeth... janeth... janet...
 
   
NOCHE DE NAVIDAD.
Una navidad triste, ya no es lo mismo en la casa de Alejandra.

Todo comienza un 24 de octubre dos meses antes de aquella fatídica noche.n Alejandra termino con Juan, su novio de toa la vida por Ricardo que la enamoro con su dinero y todo lo que no le ofreció Juan.

Fue un dolor horrible como nadie había sentido, ya que aquella morenasa de envidiable cuerpo era mas de lo que el había soñado tener en su vida y ahora después de toda una vida lo dejaba por ese "gran marica" como el le dijo con el corazón fragmentado.

Desde entonces no fue el mismo que todos conocían, el alegre que prendía las fiestas y a todos divertía con sus chistes, ya no era el mismo que se bailaba hasta los comerciales y era buena gente con todos, ya no era Juan bonachón, era, era... la tristeza, la amargura, la desaparición, el dolor de un mal amor en el cual el murió y ella empezó un camino que le llevaría a la mortaja el día que la mayoría celebra con regocijo y algarabía.

Alejandra, sin saberlo aun, había marcado su desgracia; ella reía y seguía siendo la mas risueña, aunque vio en carne propia como su antiguo novio parecía consumirse cual vela que se agota, mas por ese enamoramiento por aquel hombre no quizo o no deseó darse por enterada mas de lo necesario.

La soledad de Juan preocupaba a todos e incluso a Alejandra, mas esta siempre decía: se le pasara es un amor de chiquillos que se le pasara. mas no, era cada vez mas amargado, solitario, meditabundo, cabizbajo con una mirada que reflejaba dolor y tristeza sin fin... su voz era la lejanía de otros tiempos , de otros amaneceres y el solo escuchar que le mencionaran a Alejandra por error, por decir lo menos, lo ponía irascible, iracundo, histérico, neurasténico.

Alejandra se comprometio a mediados de diciembre con una fiesta que daría de que hablar hasta su muerte. Juan ahí se perdió del todo en medio del alcohol que empezó a tomar sin moderación alguna.


Llego el 24 de diciembre, la casa de Alejandra se engalano lo mejor que pudo, mas allá de lo acomstumbrado, ya que seria la ultima navidad como soltera antes de ser la esposa de Ricardo.

A las 2 Juan ya estaba tomando, lo hacia como si fuera camello sediento la música de la cantina le recordaba en cada acorde su desgracia y le traía a la memoria los recuerdos que duelen, como las veces que hizieron el amor en aquel motel, las caminatas bajo la lluvia , el primer beso y esas noches de navidad que pasaron juntos tantos años.

Eran las 11 p.m., y su mente mas nublada por el dolor, la desesperacion, la amargura que por el alcohol pensó en asesinarla, ya que no soportaba la idea de que ella se fuera con otro.

Se dirigió a su casa y cogió un antiguo revolvert de su padre, lo cargo y llego a la casa de Alejandra cuando sonaba "faltan 5 pa las doce". observo a la gente con mas amargura y maldad de la que alguien hubiese recordado y encontró a su bella damisela vestida como un ángel en brazos de aquel "gran marica".

primera campanada... tang!

Terminaba la canción.

tang..!

Apagan el equipo.

tang...!

Una voz: ¡feliz navidad.

tang...!

Alguien lo miro y se aparto. todos: ¡feliz navidad!

tang...!

El apretó el arma bajo el saco que llevaba puesto.

tang...!

Alguien se interpuso...

tang...!

... el lo aparto.

tang...!

Alejandra lo miro con sorpresa, con horror...

tang...!

el sao el revolvert...

tang...!

Ricardo se interpuso...

tang...!

PUM.

Sono el primer disparo. todo el mundo en silencio quedo... Ricardo se desplomo...

tang...!

PUM.

Sonaba el segundo disparo mientras Alejandra le suplicaba con lágrimas en los ojos...

PUM.

Alejandra cayó al piso envuelta en su propia sangre mientras Juan le decía: te amo Alejandra...


Se coloco el revolvert en la cabeza y entre dos lo lograron tumbar al piso...

PUM.

Sonó un disparo, fue una bala perdida que a nadie toco.
 
     
   
imagen
ADIOS

en un lejano pais donde vivi conoci a una mujer de la cual me enamore, su nombre maide; de ojos azules cual cielo despejado, de una mirada dulce y ala vez triste, del cual nose porque; cejas deliciosamente delineadas y una nariz estilo griego, y ademas no puedo olvidar esos labios lindos que ella poseyera.

mi profesion: marinero, un hombre que ha recorrido los mares en busca de aventura y amor encontre en ella odo el amor y pasion que un dia pudiera desear.

vivi con ella dos idilicos años donde deje la mar por estar a su lado, mas un dia por azares del destino todo este amor termino tragicamente.

-adios- le atine a decir cuando en mis brazos en aquel atrdecer junto al mar murio; se fue, su alma escapo de entre mis brazos y se llevo con ella la mia por la eternidad.

amor siempre le di, incluso aquel dia cuando en la mañana sali y nose porque pendejada habiamos disgustado. no la bese al despedirme...

pase el dia viendo los barcos y añorando una vida que despues cambiaria solo porque ella estubiera a mi lado; me encontre una vieja amiga, viviana; morena agraciada, una amiga de antaño que me acompaño ese dia.

yo deshaogue lo que no pude hacer con maide y entre sus brazos traicioneros me deje caer y vinos embriagantes de traicion saboree en su boca; traicione asi a la unica mujer que he amado y nunca olvidare.

nos vio maide justo cuando el cristo habia muerto, y en esa hora nona empezo su agonia de amor... me fue a buscar la reconciliacion y encontro el engaño, lloro el error que pudimos tener los dos y encontro mi error...

su cara de desengaño como quien al final de un sueño descubre que solo era fantasia, una falsedad. corrio como gacela asustada opor todo el boulevar sin saber donde ir, las lagrimas brotaban sin cesar de los ojos, su tierno corazon desquebrajado se encontraba y por su mente pasaba la imagen que hacia poco comtemplaba.

yo sali detras movido por su amor, su dolor, su frustracion, tambien por mi traicion, mi error. me olvide de viviana y lo acontecido con ella; solo pensaba en lo que sentia maide en esos momentos y en sus gracioso movimientos al correr... le gritaba -¡maide! ¡maide!- mas no me escuchaba, solo corria, corria, no dejaba de correr...

la carrera termino por momentos interminables; yo le seguia llamando -maide, maide- mas no me respondia...

no se cual fue el instante preciso en que de mis ojos desaparecio, se esfumo de esos ojos negros como su cabellera en brisa mañanera en nuestra pequeña barca.

llegue al lugar donde el grito de una mujer habia salido hace poco en medio de un grupo de personas que se hiba remolinando.

la vi a ella por vez primera ensangrentada, su vestido blanco cubriendose de flores carmesi y una nube de polvo dejada por un berlina blanco en su huida tras un attraco recien hecho a un banco.

ella en mitad de la calle, yo acercandome desde el boulevar, yacia en el piso en un charco de su propia sangre que emanaba por boca y nariz a borbotones, convulsionando por el frio de la muerte...

asustada mi bebe.

yo me le acerque, me arrodille y apesar del murmullo de la gente estaba solo con ella en el mundo; no atinaba a decir palabras, solo a mis pies estaba... me dijo con su dulce voz, con gran esfuerzo- deseo ver el mar por ultima vez... john- mi nombre pronunciado en sus labios era una tenebrosa neblina que me asustaba. lla recogi con delicadeza y comenze a caminar mientras una suave brisa me llevaba por entre lagente que muda estaba. eran muchas las personas que veia, talvez viviana se encontraba entre aquel mar de gente. baje unos escalones de madera que conducian a la playa con mi vision casi nublada por las lagrimas que caian de mis ojos y eran tan saladas como la mar...

-no llores mi amor- me decia, mas mi alma no podia detenerse, era la mujer que amaba la que llevaba entre mis brazos, era la mujer que moria por la cual lloraba, era la mujer, era maide...

di unos pasos y al sentir la primera ola tocandome me arrodille y finalmente sentado quede; suavemente me sonrio y una lagrima brillante como perla rodo por su mejilla, callendo al mar el cual se la trago para siempre.

ya en sus ultimos instantes de vida me dijo estas palabras que me han olido como puñal en el fondo de mi alma:

-johnny, me voy con tu hijo en mi vientre, me voy con tu sangre, me voy con el regalo de amor que te di, me voy en este atardecer rojo como los labios que te besaron y zules como los ojos que te miran, me voy con el amor que te tengo,johnny... adios amor!... adios amor!.. adios... adios... adios...

poco a poco se fue apagando su melodiosa voz y sus ojos se fueron cerrando; yo le atine a decir: aqdios... adios... adios... mientras la estrujaba contra mi pecho y lagrimas fluian de mi corazon..
 
     
   
tarde de primavera
el color de los campos era mas vivo que de comstumbre, los dias eran mas alegres y en si todo parecia un idilio sino hubieras muerto uno de esos dias.

tus cabellos negros eran salvajes, tus ojos profundos y esa boca que tantas veces bese y nunca olvidare, y de todo lo que mas recuerdo son tus silencios de complacencia al estar arrecostada conmigo en la hamaca.

el diablo tiene diferentes formas de disfrasarse y una de esas tantas fue precisamente tu hermana, ella acabo contigo. recuerdo como al final de ese inviernoun vientoplo del sur y fue con este viento que ella arribo y ella como el inviernoera fria bajo su apaciguada figura traia una tempestad a nuestras vidas.

ya no eramos dos almas gemelas que convivian con pasion desenfrenada, sino tres destinos marcados por una sendaque conducia a un abismo.

llego la primavera, tu escribias, yo pintaba, ella tomaba fotos; eramos tres bohemios que disfrutabamos de una pelicula,una conversacio, una salida al campo o a la ciudad a alguna tertulia, nos habiamos acostumbrado a vivir felices sin maryores sobresaltos.

tu y yo haciamos el amor en espacial cuando ella no estaba, asi fue una tarde en la que nos embriagamos en la pasion. yo me encontraba arrecostado mientras tu me acariciabas por la espalda, ella llego sin hacer ruido
, en la puerta se detubo a observarnos mientras el fuego interno la empezo a consumir, se fue acercando lentamente al unisono que se desvestia hastaque se acerco lo suficiente para acariciarte con las manos; te timbrastes, volteastes, la vistes desnuda, ella te cogio la mano y se la coloco en los senos, luego te beso en la boca y vencio tu resistencia; y a ambas las abace y una orgia sexual avivo nuestro encuentro.

nosolo fue esta vez, desde entonces eramos animales en celo que pasaban las horas tocandose, besandose, amandose sin freno.

recuerdo una noche como las tantas que hubieron, tu llevabas ese vestido negro ceñido que tanto me encantaba, ella vestia eroticamente de rojo; tomabamos unas copas y empezastes abailar, ella se te acerco y ambas disfrutaban de un erotico y muy sensual baile, ambas se pasaban las manos por toda la geografia conocida y desconocida por enzima le los vestidos. se movian al son de la musica y del susurrar del viento.

fue una lucha de sexo, un combate de besos y caricias que termino en una aniquilacion de pasion y puro amor, mas que de hermanas de amantes.

ella sintio celos porque eras mi preferida y asi empezo a maquinar la forma de acabar contigo.

yo estube afuera un par de dias los cuales aprovecho; te sedujo y cuando ya estabas ehxausta te ahogo en el lago cercano a la casa.

al regresar me dijo que habias salido a dar una vuelta por el lago. yo la tome.

era tarde y no volvias, yo sali a buscarte y no te encontre. al otro dia te hallaron muerta, el dictamen legal determino que te habias suicidado; yo lo dude mas no tenia forma de demostrar lo contrario.

pasaron las exequias y tu hermana con su cinismo me acompaño...

ha pasado ya tiempo de estos sucesos y desde entonces han venido amigas de ella, mas tu nunca mas vas a volver a estar, solo una desconocida tu hermana y yo.


 
     
   
imagen

HISTORIA DE UN CUENTERO

Ocurrió cierto día a uno de los que se dedica a relatar historias, o sea a un cuentero, que pensó: ¿hoy que he de narrar a mi publico? pero nada se le ocurrió.

Se sentó en una silla, cogio papel y lápiz de la mesa por si de una u otra forma su mente encontraba alguna historia para contar, más ninguna idea le surgía...

-!que desgracia ¡- pensó el cuentero -no tengo que escribir ¿acaso toda mi imaginación se habrá acabado, o aun peor todo lo que tenia que contar lo habré dicho ya?

Salio de su apartamento con pasos lentos y cansados; observo el pasillo y las puertas que a el se dirigían, no se oía ni el viento pasar. Examino el cuentero:

-¿refiero mi historia sobre esta soledad? ¿Esta sensación de vacío? no, eso no me parece que sea una historia, ya que todo cuento es una historia ¿y acaso esto no seria una historia, un relato, una narración o llámese cuento? tal vez, no lo se.

Camino hasta empezar a bajar la escalera despacio, sin afán ni apuro, imaginando, pensando, creando que cuento narraría. Al llegar al inicio de las escaleras se cruzo con una vecina, ella una dama graciosa, algo gordita y hasta muy simpática; se puso a mirarla con atención especial y se dijo así mismo:

-puedo basar mi relato en esta señora, ella incluso puede ser la protagonista de una novela o una obra de teatro... hummm..... No lo se, no se; muchas personas graciosas, simpáticas y algo gorditas han sido personajes de varias historias, mas en este caso deseo ser lo mas original posible; así que desecho esta idea como base para la historia que deseo narrar.

salio a la puerta de la calle y siguió mirando haber que encontraba y hallo a una jovencita de no mas de 16 años, agraciada con toda la belleza de una flor y todo el candor de la juventud... volvió a pensar el cuentero...

-¿acaso podía ser esta chica el personaje que estoy buscando para mi cuento? hummm..... No, no lo creo, es muy joven, no tanto como niña, y aunque ya se le considere una mujer no es lo suficientemente mayor; yo busco algo mas definido, que sea inocente, pura, virginal, casta como lo seria una infante; pero también algo vagabunda, puta que no tenga nada de casto o virginal en su esencia, y que sea a la vez la balanza entre la inocencia y la bajeza.

En su andar también encontró al cartero, el lechero, un policía; saludo al panadero y tubo un debate con el cura, mas lo que llego a pensar de cada uno le llevo a la conclusión que no eran los personajes que buscaba, ni la historia que le convenía para narrar ese día.

En la plaza se encontró con un anciano con el cual jugaba ajedrez y creyó que con una partida en la cual el abuelo le contaba historias de su juventud y de la guerra...

Al marchar pensó:

-una de estas historias de las tantas que me ha contado podía ser la base de mi relato, pudiera llegar agradarle a los jóvenes y seria algo que a los viejos le encantaría, mas por un lado me puedo salir de mi estilo particular y original y por consiguiente de lo que deseo mantener; si es muy fantasiosa aburrirá a los ancianos y sino lo es suficiente duerme a los jóvenes; yo quiero algo que en su trama identifique a los dos... mejor me iré de paseo por el campo, talvez encuentre lo que deseo, lo que busco...

Camino horas atravesando caminos, quebradas, valles observando con minuciosidad todo lo que a su paso se encontraba; hablo con peces y ranas de lo estanques, con los pájaros de las veredas y las vacas de los pastizales, con los topos y las ardillas y también con los insectos, y pensó:

-sobre peces, pájaros, ranas, vacas, topos, ardillas e insectos se ha hablado en cuentos; mas lo que deseo para mi es que si interviene un animal ni nade ni se arrastre, no camine ni tampoco vuele, que no sea tan grande ni tampoco tan pequeño, y en especial ni salvaje ni domestico. Deseo escribir un cuento particular que no posea ni pasado ni futuro, tan diferente a los demás que sea un espejo de todo cuento… eso es lo que deseo escribir.

En la cima de una colina se arregosto en una acacia y miro el cielo con sus nubes, y al firmamento con sus estrellas, al sol, ala luna y de allí a l infinito del cosmos… y medito…

-acaso en la nubes, estrellas, en el cielo o en el firmamento, mas acá del sol o mas allá del cosmos encuentre la razón de ser de mi cuento…? No lo creo. El cuento no debe ser tan distante cual estrella o tan cercano como mi mano, algo tan difuso cual nube o tan tangible como esta bella acacia, tan omnipotente cual sol o sublime cual luna, no sea finito como la vida o infinito como el cosmos mismo…

Se durmió el cuentero extraviado en sus pensamientos reflexivos; vagos entre sueños y pesadillas, entre la realidad y la fantasía, entre la bondad y la maldad, y se dijo así mismo:

-estoy soñando con maravillosos lugares, majaestuosos, maravillosos, con aventuras de piratas y hormigas, montañas de dulce y de dinero, con las mil y una maravillas de la vida; también he tenido pesadillas con demonios y dragones,desiertos y soledades, con toda lo feo y horrible de este mundo, mas nada de lo anterior me sirve para lo que deseo narrar; no quiero sueños en mi cuento ni tmpoco realidades, solo el equilibrio entre los dos donde sean tan difusas que se han de confundir y tan distintas que se han de ver con claridad, que sean tan falsas como la verdad y tan ciertas como la mentira. Deseo escribir un cuento donde la logica sea la ilogica de la logica en la ilogica de mi relato.

Volvio el cuentero del pais de Morfeo justo cuaqndo la luz del crepusculo se empieza a sentir; en su mente empezo a divisar lugares cercanos como el pueblo y tan lejanos como la China, tambien monto en elefantes en la India, camino por los campos Eliseos en paris, peleo en el circo romano, subio qal Everest, navego por el Nilo, anduvo por el desierto, fue a new York, Tokio, sidney, Sudáfrica; navego en el amazonas antes de ir al templo del sol inca en machu-pichu, , se congelo en la antartida y observo el explandor de la atlantida antes de desaparecer, y madito:

-por lugares hermosos del mundo he paseado, desiertos, planicies, oceanos, montañas y tambien por mi pais y la atlantida mas ninguno me sirve para lo que deseo escribir; no quiero un lugar especifico, solo uno en donde se confundan en un solo sitio sin perder su individualidad.

En el sitio en que se encontraba el cuentero, o sea en la colina con la acacia, en el instante mismo donde se funden el dia y la noche en un abrazo eterno…

-deseo- dijo el cuentero en voz alta –un cuento que se realice en este instante es lo que deseo para que asi no sea ni de dia ni de noche al momento de la trama, de resto no me sirve para nada.

Al cobijar con su oscuro manto la noche, la vida y la muerte al son de los grillos, el susurro de los vientos, el canto de las cigarras y todo sonido que formase una sinfonia que tocaba aquel vals….

-vida o muerte, bien o mal, noche o dia, hombre o mujer, todo positivo o todo negativo, nada neutro, todo de un bando o de otro, nada a medias; no me gusta. Deseo contar una historia donde nada este en discusión, donde el equilibrio de las fuerzas sea original; un cuento donde todo se confunda sin perder su originalidad.

Al final de su recorrido se encontro con el Creador uqe le inspiro paz y amor y le abrio los ojos a lo que viese y los oidos a lo que oyese y le pregunto:

-oh, gran Creador del universo y de este pobre cuentero, os suplico que me digas ¿Cómo escribo un cuento con las caracteristicas que yo busco, que deseo…?

El Creador lo observo sin decir una sola palabra abriendole el entendimiento. El cuentero recordo todo lo que habia visto, pensado, reflexionado y acto seguido se devolvió para su apartamento, donde se sento en esa silla junto a la mesa y empezo a redactar un cuento titulado: “La historuia de un cuentero”, que decia asi:

“ocurrió cierto día a uno de los que se dedica a relatar historias, o sea a un cuentero, que pensó: ¿hoy que he de narrar a mi publico? pero nada se le ocurrió…”
Tratamiento de textos: Word Perfect

Hoja de cálculo: Excel

Base de datos: Access
 
     
   
IDIOMAS
Francés: hablado y escrito.
 
OTROS DATOS DE INTERÉS
Voluntaria de la Cruz Roja

Socia de la ONG. Psicólogos Sin Fronteras