relatos
 

literatosolitario
cuentos
cartas
cartas de amor
cartas y consejos familiares
POESIAS
relatos
relatos 2
teatro
Mis enlaces favoritos
Album de fotos
poemas
CARTAS CONCIENTES
relatos
 
A BORDO.

Sin duda hacia frio ese octubre, por supuesto en ese invierno que empezo a mediados de septiembre y no terminaria hasta el año siguiente.
Yo caminaba por el muellle, senti una sombra siguiendome; en vano trate de huir pero seguia alli, siempre atrás.
Aveces el frio me helaba, pero de antemano no me dejaba vencer.
Estaba en el muelle semioscuro al lado de un barco a punto de zarpar; aproposito,yo tenia un pasabordo para viajar en este barco.
Camine por el sitio hasta la rampa de subida, no me apresure aunque ya estuviesen llamando para abordar.
-abordo- gritaba un marinero y me hacia señas para que subiera; al empezar a subir por esta senti que alguien me agarraba por el hombro, voltee con asombro y vi un muchacho que me dijo: su tiquete señor, se le callo en el restaurante donde ceno.
-gracias- le respondi –toma esto- le largue la mano con un billete.
-no es necesario, feliz viaje- al decir esto partio.
Yo termine de subir la rampa y abordo estuve.
EL ESCULTOR Y LA ESTATUA.

En una finca con gran cantidad de acres, ocurrio cierta anécdota a un escultor con una de sus obras, para se mas exacto con la ultima de ellas.
De la cantera le habian traido una roca de granito marmol, escogida despecialmente por el escultor, ya que le vio una magia que nadie mas podia percibir, solo alguien con la fibra artistica que solo unos cuantos descogidos poseen.
Esta roca le inspiro en un viejo amor, del cual empezo a diseñar una Magdalena que era asi como el la veia en sus tiempos mozos.
Empezo a tallar cual medico al operar, formandose un talamo nupcial que los aislaba del resto del mundo y su cotidianidad.
Ya hiba para la sexta semana y casi terminada estaba la bella escultura, mientras el escultor famelico parecia que ya hiba a desfallecer; hasta que en el ultimo dia, a la ultima hora la figura esbelta de esta Magdalena se alzaba y el escultor fallecia.
el pajaro y la antena de television.

cierto dia escuche a una antena de t.v. hablar, porque aunque no lo creas es verdad, ellas tambien hablan; lo hacia con un pajarito cafe de manchas oscuras que aterrizo una tarde en ella, la antena temblo y le dijo al intruso volador:

-¿vos que haces enzima de mi?- dijo furiosa la antena - ¿acaso no ves que mis dueños no pueden ver su programa de television favorito si yo me muevo mucho?

el ave no le puso el mas minimo de las atenciones y empezo asicalarse las plumas; la ntena le siguio haciendo el reclamo, hasta que ya cansada le respondio de la siguiente manera:

-señor antena- dijo con respeto- usted tiene dueños que quieren ver lo que a usted le llega desde rincones lejanos y se siente orgullosa de hacer esta labor, aunque, lo siento por usted, no sea libre como yo que puedo dirigirme hacia donde desee sin tener quien me lo ordene mas que mi propia decision; en cambio, dudo, que usted pueda hacre lo mismo.

la antena le replico:

-tu tienes tus razones mas no es una verdad completa, pero te digo lo siguiente: he conocido ha varios como tu que dicen amar la libertad y han terminado en jaulas esperando una oportunidad para escapar y terminan acomodandose tanto a su situacion que encuentran en su cautiverio la libertad que ahnelan , y eso es para mi la felicidad, estar sirviendo aqui a quien me nesecita e igual que los trinos de aquellos enjaulados alegran a sus a mos, i gual lo hago yo con lo que ven en un televisor.

el pajarito se fue volando, pensando en la conversacion que tuvo con el señor antena y se dijo asi mismo:

-la libertad debe ser el sentirse libre aunque uno se este enjaulado, ya que solo se necesita ayudar al que asi lo solicita por solo el placer de hacerlo, ya que la libertad no es precisamente volar como lo hago yo o estar atado como la antena sino sentirse bien como se es.
Imagen
EL ARBOL Y EL LEÑADOR.

cierto dia laboraba un leñador en el bosque y encontro un gran arbol, majestuoso en su forma y tupido en la copa, lleno de animalespor donde sele mirase; elleñador penso enseguida que le darian un buen dinero por el.

no habia dado tres hachazos cuando un ensordecedor grito extremecio el bosque; el leñador empalidecio por lo que escucho, y siendo el hombre vigoroso, de manos callosas, conocedor de estos bosques y de una mirada adusta empalidecio.

-¿quien grito?- pregunto el leñador entre atontado y asustado.

nadie le contesto.

-¿que quien grito?- volvia a decir el leñador empuñando el hacha.

solo el silencio contesto.

-dije- replico por tercera vez el leñador -¿que quien fue el que grito?

y como nadie contestaba alzo el haqcha y al momento queque hiba a golpear el arbol, una voz dijo:

-alto!-

el leñador paro en seco, palidecio y dijo:

-¿quien es el que habla?

-soy yo, el arbol- dijo una voz gruesa -¿poruqe me talais? me haces daño y terminaras asesinandome como a cada uno de mis hermanos.

-¿a vos y a tus hermanos?- dijo el leñador - la madera que saco sirve para sostener a mi familia.

-y no solo a tu familia. ¿que haras cuando ya no halla un arbol mas que talar? ¿entonces de que viviras?

-siempre habra arboles- afirmo el leñador.

-¿seguro? te aseguro que no es asi. ¿cuantos arboles has sembrado desde que cortastes el primero y cuantos has cortado desde entonces?

-ninguno he sembrado y ya perdi la cuenta de losque he talado- contesto el leñador.

-¿entonces para que sirve cortarnos si nisiquiera nos remplazas para que no desaparezcamos? cada vez que cortas un arbol muchos animales pierden su hogar y su alimento y el hombre no recupera lo que ha destruido hasta que el mismo se destruya.

-eso no sera asi!- dijo el leñador casi gritando.

--claro que si- dijo con voz poderosa el arbol- sino remplazan los arboles que talan no sobrevivireis, pues al exterminarnos no habra quien limpie el aire y la tierra un gigantesco desierto sera; si, con nuestra madera dais calor a vuestro hogar, construyen casa y muebles que terminan desechando, aunque ahora no nos necesiten para nada de esto, lo seguis haciendo. dices ser los mas inteligentes de toda la naturaleza, peo no ahi animal que contamine el planeta y lo busque acabar como lo haceis vosostros con desespero y con afan; por eso os digo, sereis mas dignos de vivir en este planeta cuando vuestra filosofia sea vivir en armonia con todo lo que os rodee; sino, vuestro fin sera destruirnos para vosotros morir con la amargura de que habeis podido haber hecho algo a tiempo y nunca lo hizistes. ya que lo que destruyes nunca mas se recuperara.

el leñador al escuchar estas razones nunca mas corto un arbol en su vida y desde entonces su filosofia fue sembrar todos los arboles que pudiera hasta morir.
Imagen